Ermita-santuario de la Virgen de la Fuensanta

El Santuario de Nuestra Señora de la Fuensanta se encuentra al final del parque municipal del mismo nombre. Fue obra del arquitecto Francisco López Rivera, siendo bendecida por el obispo Romero Mengíbar en 1963.

La devoción y el culto a la Santísima Virgen de la Fuensanta en Alcaudete se remonta a la Edad Media, dada la existencia de una ermita en el año 1511.

El carácter de zona fronteriza entre los reinos cristianos y el reino nazarí de Granada en esta época determinó que Alcaudete fuera conquistado alternativamente por musulmanes y cristianos hasta la conquista definitiva de Granada por los Reyes Católicos en el año 1492. Cuenta la tradición que en una noche en que Alcaudete o Algaidak había sido tomada por el islam, un grupo de cristianos había conseguido huir. Al pasar por la zona en la que hoy está ubicado el santuario eran presa del pánico y lamentaban amargamente su desventura. Un soldado malherido y sin fuerzas para continuar el camino, viendo cercana su muerte, solicitó el auxilio de la Virgen María. No daba crédito a lo que de repente contemplaron sus ojos: una señora vestida de blanco le instaba a que bebiera de un manantial que había brotado a sus pies y lavara con agua sus heridas. Lo hizo y quedó sanado. Bebieron, asimismo, todos los que huían y lograron alejarse hasta encontrar refugio.

Posteriormente, el sentir popular hizo que fuera nombrada Patrona de Alcaudete, Alcaldesa Mayor y Presidenta de Honor de la Agrupación de Cofradías. Los terremotos registrados en marzo y abril del año 1951 dejaron a la antigua ermita en estado ruinoso, por lo que fue derruida y se construyó el actual Santuario, cuyas obras se finalizaron en agosto del año 1963. El importe económico fue satisfecho con la colaboración exclusiva de los alcaudetenses, tanto los residentes en la localidad como los que se encontraban en otros lugares de España e incluso del extranjero. Todos participaron, y en el caso de los que su situación económica no les permitía aportar dinero, lo hicieron dando jornadas de trabajo gratuitamente.

No se conoce el nombre del escultor de la imagen de la Virgen de la Fuensanta, si bien su estilo es barroco en su vertiente clásica, aunque la talla del Niño es posterior. Es una de las joyas más valiosas del patrimonio artístico alcaudetense que se conserva, tras la guerra civil, gracias a las personas que la ocultaron en un domicilio particular y la depositaron en una institución de Jaén hasta que terminó el conflicto y pudo regresar a Alcaudete.

El pintor del camarín de la Virgen fue el linarense Francisco Baños Martos.

 


Ver mapa más grande

Volver