El cementerio, de 1807, es considerado por expertos, tales como Rafael Antonio Casuso quesada en su manual "Arquitectura del S. XIX en Jaén", como el más antiguo de la provincia de Jaén, gracias a una placa que se conserva actualmente en la entrada del campo santo y que reza en latín:

"El clero y el pueblo de Alcaudete dispuso erigir en el año 1807 la casa de la mortalidad para las cenizas y los huesos de los fieles que han de revivir".

"DOMYM MORTALITIS FIDELIVM CINERIBYS OSSIBVSQVE REVICTVRIS CLERVS POPVLVSQVE ALCAVDETANVS ERIGEND CVRANN MDCCCVII

REINANdo NRO. CATOLICO MONARCA DON CARLOS IV, I SIENDO CORREGIr DESTA VILLA EL LIdo D. LVIS QVADRADO, ABOCADO DE LOS Rs CONSEJOS, SE CONSTRVIO ESTE CEMENTERIO A COSTA DE AMBAS FABRICAS POR ORDEN SVPERIOR."

 Aunque la referencia más antigua es la de su capilla, datada en 1511, y si bien no se puede asegurar que se trate del mismo edificio, sí parece lo más probable. En origen esta capilla constaba de nave, capilla mayor, sacristía y campanario, pero la mayor parte de estas estructuras se han ido perdiendo hasta quedar en la actualidad solamente la capilla mayor.

La apertura del Cementerio de Alcaudete, supuso el fin de los enterramientos en la Iglesia de Santa María la Mayor, donde hasta ese momento se realizaban.

La capilla mayor posee una planta central cubierta por una cúpula decorada por cabezas de querubines y sostenida por pechinas, donde aparecen dos santas mártires y dos personajes masculinos sin identificación fehaciente. Lo más característico de esta capilla es la decoración con pinturas al fresco, atribuidas a Melchor de Raxis (miembro de una de las familias de artistas más destacadas de Andalucía), que muestran un Calvario y el Apocalipsis.

En algún momento, probablemente cuando la ermita se convirtió en la capilla del cementerio, las pinturas fueron picadas y enlucidas. A finales del siglo XX los murales fueron redescubiertos por casualidad y se sacaron de nuevo a la luz. En 2006 la capilla sufrió un incendio que destruyó completamente la materia pictórica en algunas zonas y dejó cubierto de hollín el resto de las superficies. A falta de una restauración integral, en 2007 se llevó a cabo una primera intervención de urgencia para frenar el deterioro de las pinturas.

La ermita conserva una talla de Santa Catalina de Alejandría que fue restaurada justo antes del incendio y que actualmente está siendo de nuevo intervenida para reparar los daños sufridos durante el siniestro.

en cuanto al Cementerio municipal, en 1807 se construyó a extramuros de la villa, junto a la ermita de Santa Catalina, en cumplimiento de la Real Cédula de 3 de abril de 1787 por la que Carlos III ordenaba que los camposantos fueran sacados de los cascos urbanos. La fecha se conoce gracias a la lápida fundacional que se conserva en el propio cementerio, como hemos apuntado anteriormente.

Por ello es considerado uno de los más antiguos de España, y seguramente de la provincia de Jaén.

Entre otras tumbas de interés podemos destacar el panteón de la familia Romero, de estilo clasicista; el de la familia Funes, neo-egipcio; varios enterramientos murarios de corte regionalista, etc.

Son varios los personajes destacados cuyos restos descansan en este cementerio, así D. Francisco de Adán, primer marqués de Fuente Moral, D. José Torres Ortega, Presidente de la Diputacińo de Jaén, o la pintora local Enriqueta García-Pretel.

El Cementerio de Alcaudete, con motivo del tercer premio conseguido en la categoría "Mejor Cementerio de España en su conjunto" del III Concurso de Cementerios 2016 de la revista cultural Adiós, está incluido en la Ruta de Cementerios Españoles

 


Ver mapa más grande

Volver