Esta reserva natural es una de las pocas lagunas que se encuentran en la provincia de Jaén, de unas 5 hectáreas de extensión. Se asienta en un entorno agrícola dominado por horizontes amplios y poco quebrados. Las aguas salinas, que aparecen y desaparecen a merced de las lluvias, han originado un ecosistema de enorme riqueza biológica a pesar de su fugacidad. La escasa vegetación perilagunar que las separa del olivar está dominada por unas cuantas especies palustres: la enea, tarajes y juncos. Además las lagunas son refugio apetecido en invierno de un buen número de aves acuáticas como la focha común, el ánade real, el calamón y la malvasía, el responsable de que la laguna haya sido declarada Reserva Natural.

Al ser un espacio de relativa importancia para la invernada de algunas aves y un lugar de paso en las rutas migratorias de otras, la mejor época para visitar la laguna es en invierno. La actividad que con más frecuencia se practica es el senderismo, sobre todo por la gran belleza que en ella se puede disfrutar.

Documentos anexos:


Ver mapa más grande

Volver